Es un estado de alerta en el que entra la unidad rastreadora una vez que se apaga el vehículo, permitiendo el envió de notificaciones a la aplicación móvil, por movimientos no autorizados.